jueves, 16 de abril de 2015

Enfocando

Imagina que decides preparar la comida, pones la olla al fuego con el agua, lo dejas ahi y te vas a lavar el coche, despues llegas a casa te acuerdas de la comida y te pones a picar un tomate y cuando apenas has hecho dos cortes, lo dejas y te vas a pasear el perro, etc, etc. Absurdo y desastroso, ¿verdad? Pues eso es lo que nuestra mente hace a diario. Mientras realizamos una actividad, la mente es como un mono loco que salta de una cosa a otra, recordando, planificando, todo menos estar en lo que estamos trabajando, Quizas hacemos la tarea de un tirón, pero nuestra mente se desconecto de lo que hacia en el minuto 1.
La mente es como un gran sol que esparce rayos de luz en todas direcciones y sin control, nuestra atención es como la lupa que hace concurrir todos esos rayos dispersos en uno solo, pudiendo direccionarlos con solo mover la lupa. Si no hay atención, la mente me controla en un caos constante, si hay atención, soy yo quien controla a la mente, haciéndole ver que es mi herramienta y no al revés.
En yoga aprendemos a cultivar la atención de un modo progresivo, primero mediante el cuerpo manteniendo la percepción y atención durante la realización y mantenimiento de los ejercicios, (asanas), después mediante pranayama, relajación, meditación, etc.
Cuando estas atento y centrado, mente y cuerpo estan en el mismo tiempo y lugar, haciendo que incluso ese trabajo que odiamos hacer, pase a ser una experiencia agradable, o al menos mas llevadera, el problema es que aunque debiera ser lo habitual y natural, curiosamente no lo es. En la mayoría de los casos nuestro cuerpo esta realizando alguna acción en el presente, mientras que la mente esta en el pasado o futuro, trayendo recuerdos, planificando, creando temores, etc. Eso por muy generalizado que sea, es una anomalía, una disfunción mental, y el hecho que lo padezca la mayoría de la población no le resta gravedad.
Por ello es tan importante el trabajo del yoga y de la meditación, porque contrarrestan las irregularidades causadas por una vida sobresaturada de información, de estimulos, de ruido mental en definitiva, y restablece el equilibrio natural.

Orbita Yoga

No hay comentarios:

Publicar un comentario